apasionados, conscientes y enfocados I

En este andar tranquilo y apaciguado que rellena nuestras vidas ahora, cuando algo nos reclama de pronto la atención, la mirada, el gusto, el tacto, podemos detenernos.

Y mirar. Y preguntar. Y conversar. Y saborear. Y tocar. Y volver a preguntar.

¡Qué gusto!

Eso es lo que dijimos una mañana al desayunarnos con un yogur de leche de oveja de imagen limpia y artesana que habíamos comprado en el pueblo para acompañar los cereales que viajan también con nosotras para alimentarnos en esas horas tempranas.

Mmmmm…cremoso, untuoso, de color blanco nieve, denso, sabroso…enfrascado en un vidrio de tamaño perfecto, ni individual, ni familiar, que se dosifica al gusto, porque se conserva perfectamente hasta el día siguiente, y al otro, y al otro.
Un envoltorio de vidrio en forma de antigua lechera. Qué delicadeza.

Casa Mateu. Ese es el nombre del yogur. Y de otros tres productos más, quesos, de oveja también, deliciosos también.

Tanta pasión, consciencia, conocimiento y enfoque hay en las manos de Clara Ferrando, Clara la artesana, Clara la impulsora, Clara la valiente -y a la que no pudimos resistir visitar en su bucólico obrador en la cima de unas montañas en un pueblecito de cuento, Surp-, que tan sólo en 5 años desde el inicio de su proyecto, los 3 quesos que ha lanzado han recibido ya reconocimiento mundial: medallas de oro y plata 2012, medallas de plata y bronce 2011 y medalla de oro 2010 en los World Cheese Awards.

La medalla de oro 2012 es un elegante queso de pasta blanda de oveja tipo brie que nos hubiéramos perdido si Clara la aventurera no hubiese escuchado a su alma que le pedía queso, ovejas y montaña. Como Pedro el de Heidi, pero en carne y hueso.

Le sobraban un día unos litros de leche, y se puso a probar, una y otra vez durante 2 largos inviernos, otoños, primaveras y veranos –‘aquí vivo cada una de las estaciones’, proclama con su voz y sus ojos Clara- hasta que dio con esta pequeña joya que ahora es su orgullo.

Está contenta. Deja la puerta abierta de su casa y no pasa nada. Los niños juegan en las empinadas calles y no pasa nada. Hace frío y no pasa nada. Hace calor y no pasa nada. Hay crisis y no pasa nada. Porque su proyecto da, vida y resultados adecuados. Como el de muchos otros compañeros queseros artesanos, que han puesto a jugar valores similares, productos similares, entusiasmos similares.

Todo se celebra, se acepta, se integra, cuando la pasión, la consciencia y el enfoque confluyen para dar alas a esta alma urbana añorada de montaña.

Clara Ferrando a Casa Mateu peq

formatgeria casa mateu

gold_casa mateu_world cheese awards 2012

c&c_IMG_1268 peq

Anuncios

Un pensamiento en “apasionados, conscientes y enfocados I

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s