la calma que precede a la tormenta

un perro casi lobo, una luna casi llena

IMG_2186 xa prueba

y a la mañana siguiente…

…lo salvaje olvidando lo domesticado, un ataque en manada a la cabra solitaria. Incomprensible. Habían convivido hasta el momento, los tres perros y la cabra, todos sueltos en la finca, jugando, paseando.

Y de pronto, el instinto animal surgido de lo más profundo alía a los depredadores frente a un hervíboro solitario.

Una escena impactante rescatada de cuando, de niños, los relatos de lobos y cabras montesas de Rodríguez de la Fuente nos absorbían y paralizaban.

Por suerte, pudimos frenarlo a tiempo. Todo volvió en un segundo a ser doméstico, controlado, sostenido.

Sólo una cabra un poco herida que se repone día a día del susto y la pata.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s